Archivos de piedras

Piedras artísticas


Algunos pintores llegaron a utilizarlas como fondo sobre el que dibujar sus personajes.
Su fuerza provenía no tanto de los asombrosos parecidos que las piedras dibujaban como del origen que se les atribuía. Donde hoy vemos la mano del azar, los antiguos contemplaban las influencias de los planetas, que eran capaces de impresionar en el mundo mineral imágenes con las que tenían afinidad. En el siglo XVII, el jesuita Athanasius Kircher recogió ejemplos en su Mundus Subterraneus.
Como ocurre con todas las joyas, siempre hay alguna historia terrible ligada a ellas. Las localizaciones de paesine fueron tradicionalmente guardadas en secreto. Una muestra de ello es la historia de Rossino, el hijo de un artesano que sabía dónde se encontraba un yacimiento especialmente bueno. Cada día el niño salía en bicicleta, y volvía con uno o dos ejemplares. Un día no retornó, y apareció muerto junto a la bolsa donde llevaba sus hallazgos. Como aún cuentan en Florencia: “la bella paesina fue su Calvario”.
Hoy ya no seducen a príncipes: con ellas se suelen hacer ceniceros y estilográficas.

Etiquetas: ,