Viajes a copenhague Archive

El verano en dinamarca


El verano danés:
resplandece desde las cinco de la mañana hasta las diez de la noche, las lluvias no son ajenas a esta época del año y lo mejor son los atardeceres, un hipnótico festival de fuegos celestiales.

Paseando por copenhague dinamarca


Christianshavn, del otro lado de los puentes Langebro y Knippelsbro, es una paz a la que se puede llegar vinculando el boulevard H. C. Andersens con el Amager Boulevard. La quietud del estrecho canal favorece esa sensación de nirvana perpetuo, con sus barcos y veleros que ni amagan con bambolearse. “Es el milagro de Copenhague -dice la dueña de un bar que hace esquina con la marina-, hay ruidos de ciudad que aquí nunca se escucharon. Una gloria.” Arraiga a la orilla del canal el rosario de casas muy antiguas, y en el agua flotan las embarcaciones del presente. Ninguna hay que no merezca ser mirada, ninguna que peque de ostentosa. Creativos, arquitectos, familias con niños y unos cuantos misántropos se mueven a gusto en esta realidad aparte, sin necesidad de darle la espalda al mundo. Del otro lado del canal ya es Islán ds Brygge. De la calma chicha a Christiania, territorio libre establecido en 1971 por un grupo de hippies en pleno centro de Christianhavn. Su lema: la creación de una sociedad basada en la autogestión y en el rechazo a las obligaciones impositivas. El asentamiento se realizó en lo que había sido una base militar y el gobierno dejó hacer. Pero se habla más y más de una inminente intervención. Lo cierto es que aquí cada vez viven menos de espaldas al mundo que los rodea. El cultivo de vegetales orgánicos, la cría de animales de granja, las artesanías, el reciclado de materiales y la educación de los hijos sin escuelas sigue siendo ley de vida en esta isla urbana donde residen poco menos de mil personas. Pero muchos ya salen de la reclusión voluntaria para ir a trabajar a la ciudad o beneficiarse con alguna subvención del estado. Y además se les está complicando la existencia a partir de los que mercan con drogas duras y se refugian aquí para eludir a la policía. Todo un tema. Christiania es una de las atracciones de Copenhague que más visitantes convoca. Sus residentes son muy poco amigables con “los de afuera”, pero aprovechan su curiosidad para venderles sus productos de huerta (cannabis incluida) y mucha ropa made in donde sea (es la misma que hay en cualquier mercado de cualquier parte), actividad comercial que se desarrolla en Pusher Street y sus adyacencias. A la salida de este fuero hippie, un cartel advierte que “Usted está ingresando a la UE”. Agosto en Copenhague tiene su grandiosa fiesta con el Gay Parade. El desfile es el cierre de una serie de actividades que se llevan a cabo durante varios días en la Radhuss Pladsen (Plaza del Ayuntamiento). El día anterior, las carpas promocionando productos diversos y afines al movimiento gay llenan el corazón de la plaza. “Is ok to be gay”, “we love freedom”, etcétera, son algunas de las consignas. Un grupo de fornidos promotores masculinos, vestidos de rojo con los glúteos al aire, reparten profilácticos de una marca específica. Los puestitos de comida y bebida, felices vendiendo a precio de oro… Y por fin, la tracamundana de comparsas y sus delirantes disfraces hace su aparición en el centro de Copenhague, y el desfile no cede durante dos generosas horas. Según Mireia, la catalana, “prepárate para el de Berlín, chica: esto es muy doméstico, poquita cosa”.

Etiquetas: ,

Consejos para hacer turismo copenhague


PASEOS V EXCURSIONES:
The National Museum
of Denmark (The Prince’s Palace)
Ny Vestergade 10. T: (45) 3313-4411. www.natmus.dk
Excelente museo de obligada visita, ubicado en una clásica mansión del siglo XVIII. Para seguir el desarrollo de la historia danesa desde sus inicios hasta el presente.
Martes a domingo, de 10 a 17. Gratis.

Ny Carlsberg Glyptotek
Dantes Plads 7.
www.glyptoteket.dk
Arte antiguo y moderno organizado en
dos colecciones principales; una congrega
obras de arte antiguo correspondientes
a la cuenca del Mediterráneo y la otra
congrega a artistas franceses y daneses
del siglo XIX y XX.
Martes a domingo de 11 a 17.
dkk 75; domingos, gratis.
Museo del ámbar
36 Langelinie Alié.
www.houseofamber.com
Inaugurado en 1994 por la compañía House of Amber (de 1933), ocupa una antigua casa de 1606. Alberga una colección privada de antigüedades de ámbar y otros objetos, incluida la pieza más grande de ámbar del Báltico de 8,8 kilos. El orgullo del museo son las porciones de dicha resina fósil que contiene plantas e insectos prehistóricos. Todos los días, de mayo a septiembre. Adultos, dkk 25 y menores de 12,
dkk 10.
Museum Erótica
Kobmagergade 24.
T: (45) 3312-0311.
www.museumerotica.dk
Del Kama Sutra (siglo IV) y las escenas
pintadas a mano sobre seda china del
siglo XIX al vestido de cóctel de Marilyn
Monroe y el tecno-lover en bronce de R.
Bucacio. El arte erótico (y pornográfico
también) expresado en pinturas, objetos,
prendas, etcétera.
Del 1/5/11 al 30/9/11, todos los días
de 10 a 23. Del 1/10/11 al 30/4/12,
martes a domingo de 11 a 20, y de 10 a 22
viernes y sábado.
DFDS Canals Tours
Gammel Strand & Nyhavn.
T: (45) 3296 3000.
www.canaltours.com
Recorrida por los canales de la ciudad.
Salidas cada media hora: marzo a
octubre, a partir de las 9.15 hasta las 17,
excepto de junio a agosto, que es hasta
las 19. De octubre al 21 de diciembre:
10, 11.15, 12.30, 13.45 y 15.
Adultos, dkk 60; menores de 4 a 14, dkk 30. Por el día, dkk 75 y 30 respectivamente.
Bike Copenhagen with Mike
T: (45) 2639-5688. ~ micsom@)mail.dk
www.bikecopenhagenwithmike.dk Ciudad histórica. El barrio latino. El puerto. La Ópera. Christiania. La Copenhague residencial… Recorridas de 2 % horas.
junio, julio y agosto: a las 10 y a las 14 de lunes a sábado; domingos sólo a las 10. Mayo, septiembre y octubre: todos los días a las 10.
Salidas del Kobenhavns Cykler (Copenhagen Bikes), en Reventlowsgade 11 (próximo a la Estación Central). Por persona, 150 dkk o € 20. Sólo efectivo. No incluye el alquiler de la bici.
Kongens Nytorv:
La plaza más grande de Copenhague data de 1670 y la circunda un rico complejo arquitectónico: el Teatro Real (1874), el lujosísimo Hotel d’ Anglaterre (suntuosa arquitectura danesa de 1873), el palacio Charlottenborg (1631) donde funcionan ¡a academia de arte de la ciudad y el gran almacén Magasin du Nord, de 1893 (el primero de ¡a región nórdica), el palacio Thott (hoy embajada de Francia). La taberna más vieja de la ciudad, la Hiviis Vinstue (1767), también está aquí. En el centro de un parterre elíptico ajardinado, se yergue la estatua ecuestre del rey Christian V, hoy revestida en bronce, obra del escultor francés Abraham-César Lamoureux (1688). Esta plaza, vinculada con la peatonal -y comercial- Stroget,a sede de alguna muestra de arte al aire libre, y en invierno se conritrU en una gran pista dt patinaje.
S   91 alejada del espacio público.
La cerveza danesa (que es tipo /ager)
tiene sus propios fans, que integran
una asociación de más de diez mil
consumidores. He aquí algunas direcciones:
Bryggeriet Apollo
Vesterbrogade 3.
T: 3312-3313.
www.bryggeriet.dk/apollo
A metros de la plaza del ayuntamiento y
próxima al Tivoli.
The Globe
Narregade 42-45.
En el centro.
Ny Carlsberg Glyptotek
Dantes Plads 7.
www.glyptoteket.dk
Arte antiguo y moderno organizado en dos colecciones principales; una congrega obras de arte antiguo correspondientes a la cuenca del Mediterráneo y la otra congrega a artistas franceses y daneses del siglo XIX y XX.
Martes a domingo de 11 a 17.
dkk 75; domingos, gratis.
Museo del ámbar
36 Langelinie Alié.
www.houseofamber.com
Inaugurado en 1994 por la compañía
PARA SABER MÁS:
Oficina de turismo en: Vesterbrogade 4a. T: (45) 7022-2442. F: 7022-2452. www.visitcopenhagen.dk

Etiquetas: ,

Donde comer en copenhage


DÓNDE COMER:
Gammel Strand.
Gammel Strand 42. T: (45) 3391-2121.
Muy buena la cocina, francesa y clásica, con acento en los pescados. Buena bisque. Ambiente agradable junto al canal, en la calle homónima. Lunes a sábado, mediodía y noche de 17.30 a 22. Bastionen + Loven
50 Christianshavns Voldgade.
T: (45) 3295-0940.
www.bastionen-loven.dk/
Restó cozy con terracita sombreada por
árboles, en un alto. Platos locales de
buena factura. Mediodía y noche.
Sahil Havnegade 33.
T: (45) 3391-4646
Cocina pakistaní, a precios razonables. Todos los días, de 14 a 23. Spiseloppen Christiania
43 Bádsmandsstraede.
T: (45) 3257-9558.
Cocina vegetariana en el territorio libre de Christiania, elaborada con productos orgánicos de la huerta propia.         LAS CERVECERÍAS
Por tradición, la cerveza se vende donde se elabora. Están los locales donde los alambiques de cobre están a la vista; otros tienen la bodega alejada del espacio público.
La cerveza danesa (que es tipo /ager)
tiene sus propios fans, que integran
una asociación de más de diez mil
consumidores. He aquí algunas
direcciones:
Bryggeriet Apollo
Vesterbrogade 3.
T: 3312-3313.
www.bryggeriet.dk/apollo
A metros de la plaza del ayuntamiento y
próxima al Tivoli.
The Globe
Narregade 42-45.
En el centro.

Trykbar
Montergade 24. En el centro. Brewpub
29 Vesterbrogade. www.brewpub.dk
Restaurante y pub, ofrecen 14 tipos de cerveza de creación propia. Pegasus Wine and Beer Bar
Mysundegade 28.
En Vesterbro. Para los que sólo beben vino, el lugar ofrece esta posibilidad.
PASEOS V EXCURSIONES
The National Museum
of Denmark (The Prince’s Palace)
Ny Vestergade 10. T: (45) 3313-4411. www.natmus.dk
Excelente museo de obligada visita, ubicado en una clásica mansión del siglo XVIII. Para seguir el desarrollo de la historia danesa desde sus inicios hasta el presente.
Martes a domingo, de 10 a 17. Gratis.

Etiquetas: ,

Vivir en Copenhague


Iconos urbanos.
En 2008, la revista inglesa Monocle eligió Copenhague como la mejor ciudad del mundo para vivir, entre las 25 seleccionadas. Por su calidad de vida, justamente, y por la cualidad friendly de su naturaleza urbana, por el culto a la bicicleta y la excelencia en el servicio de transportes públicos, por los muchos espacios verdes y la felicidad de sus habitantes. “Es una ciudad sin grietas”, subrayaba el magazine. Y además es segura. Como decía una diseñadora catalana, que todos los veranos se instala en Copenhague: “Es tan tranquila que si alguien coge salmonella, los diarios se la pasan hablando del tema durante semanas y semanas, porque aquí no-pasa-nada”. Al menos en los meses estivales, sí inspira a quedarse, a llenar las horas con un relax de caminatas enlazando museos, arquitecturas, monumentos, la tregua de la cerveza -elaborada ahí, donde la sirven- con un sandwich de arenque y cebolla, el relojeo de vitrinas en la peatonal Stroget, pastoreos sin prisas por la emergente Vesterbro, algo así como la zona palermitana fashion de Buenos Aires… En el centro, no hay calle que no guarde un motivo frente al cual detenerse para admirar la piedra labrada en profundidad, el hierro bellamente forjado, la madera tallada a niveles de preciosismos inverosímiles. Las fachadas, techos y portales son un tributo a la paciencia infinita de legiones de artesanos, cuyas vidas se esfumaron en horas de aplicada repetición de gestos sobre la materia, trabajándola hasta convertirla en una obra de arte, anónima e imperecedera. Torres severas, altas y flacas, una torneada en forma de colas de dragones que se enroscan hacia arriba, otra dorada a la que envuelve la serpentina de una escalera caracol exterior y así; las que se deslizan por las escaleras del patio de la municipalidad son una especie de saurios con extremidades superiores humanas y testuz de gallináceo, y hay cabezas de dragones coléricos en la explanada exterior de este edificio público. Para compensar tales alucinaciones fabulosas, está la perfección simétrica que la antigua Biblioteca Real muestra en el diseño de puertas, ventanas y tragaluces. Y está la grandeza del Palacio de Amalienborg, erigido durante el reinado de Federico V, en Frederikstaden, por el arquitecto N. Eigtved,
entre 1750 y 1768; son cuatro edificios de estilo rococó que su creador diseñó para diferentes familias nobles. Después de que las llamas devoraran el palacio real en 1794, todo el complejo pasó a ser residencia invernal de la realeza mayor, y sólo dos de ellos -los de Christian VII y VIII- se pueden visitar. El determinismo gana estas expresiones arquitectónicas
pretéritas, en las que también se apoya la monumentalidad de vanguardia de las estructuras actuales, como es el caso del ala nueva a la que se vincula la mentada Biblioteca, llamada “El Diamante Negro”. Es éste un inmenso “cubo” de muros transparentes e inclinados por el que se accede a las antiguas salas de los libros; dicho multiespacio cuenta con sala de arte, cafetería
y su inf altable terracita, una muy bien nutrida librería, baños públicos y dos computadoras -dos- a disposición de los usuarios para hacer libre uso de internet con wi-fi. Diseño de avanzada es el que ostenta la nueva Ópera Real Danesa, obra de Henning Larsen. El techo es como una inmensa mesada blanca, y es difícil sustraerse a la comparación con  la obra del portugués Alvaro Sissa, que embellece el paseo costero de Lisboa. Soberbia, la arquitectura de Larsen se impone desde 2005 a la vera del canal y frente a la residencia real de Amalienborg, en desafiante contrapunto de estilos.

Etiquetas: ,

La sirena de dinamarca


Den Lille Havf me.
Mide un metro con 25 cm de alto y pesa 175 kg de bronce fundido. Está sentada sobre una roca, levemente replegada sobre sí misma y las piernas recogidas con la conclusión de sus pies en grácil cola. Es la sirenita de Copenhague, emplazada por las autoridades de la ciudad, no precisamente donde ahora se lave, sino más cerca de la costa. Entonces la gente podía ir y tocarla, sacarse fotos junto a ella y trepada a ella; tampoco era para que se le subieran encima. Pero si sólo fuera eso… Su creador, Edvard Eriksen, la concibió inspirándose en el cuento escrito por H. Christian Andersen, en 1837; el argumento es simple y recurrente: una sirena despierta el amor de un pescador, al que decide unirse después de renunciar a la inmortalidad. La mujer de Eriksen sirvió de modelo para esta escultura, encargada por el empresario cervecero Cari Jacobsen, que la donó a la ciudad. La instalaron un 23 de agosto de 1913 en el Parque Langelinie, en la bahía del puerto de Copenhague; desde entonces, es su símbolo. Y como tal, se convirtió, desde mediados del siglo pasado, en el blanco de múltiples agresiones y vehículo de protestas. La sirenita fue decapitada dos veces (un tercer ataque resultó fallido), desmembrada (le cortaron un brazo), arrancada de su pedestal con dinamita, pintada (de rojo, de verde, de rosa), disfrazada (con burka, con una sábana del Ku Klux Klan) y ridiculizada un 8 de agosto (día internacional de la mujer) con un consolador en la mano. Parecería que todo el candor y todo el romanticismo que su figura emana están llamados a despertar los peores sentimientos en esta sociedad librepensadora, correctísima, respetuosa de las leyes y obediente de las reglas de la convivencia. En mayo del año pasado, la escultura viajó a Shangai para presidir la Expo 2010 en el pabellón danés, y durante el tiempo que permaneció en China sólo cosechó elogios. Reivindicada (por ahora), volvió a sus pagos en noviembre.

Etiquetas: ,

Los trenes en copenhague


En los 70, las líneas férreas trazaron una sólida trama de caminos de hierro. En el 92, el subte empezó a vibrar bajo los pies de los ciudadanos daneses. Un año después, surgía Orestad, flamante distrito en la isla Amager. Y con el cambio de milenio, Copenhague y Malmo (que venían comunicándose por ferry) quedaron más unidas que nunca gracias al largo puente de Oresund. Este nombre lo es también de la región que compromete el este de la isla Zealand y el oeste de Escania, en Suecia. Ambos países están condenados a entenderse.

Etiquetas: ,

Historias de Dinamarca Copenhague


Agua e historia:
Hay un origen de leyenda en esta ciudad nórdica del sur escandinavo, un comienzo que se enlaza en la ira de un dios sueco; éste desafía a una bella diosa diciéndole que todo cuanto pueda arar en un plazo determinado será suyo. Ella acepta el reto y, haciendo uso de sus poderes, convierte a sus hijos en bueyes; con ellos va labrando la tierra a una velocidad prodigiosa, al punto de sacar al dios de sus casillas, quien, ante la astucia de su contrincante, toma un puñado de tierra para lanzarlo al mar con odio feroz. Son esos terrones desparramados frente a la costa sueca los que dieron forma a la geografía insular de Copenhague.
Suecia y Dinamarca han sido enemigas desde el orden celeste de la mitología que las gobierna, vecinas condenadas a entenderse con arremetidas mediante mucho más tremendas que la desatada por la ira de un dios envidioso. Desde el aire, la silueta de la pequeña Dinamarca se presenta desmembrada en islas de costas escabrosas. En su ciudad cabecera, Copenhague, se concentra el 20% de la población, con un millón 200 mil habitantes. El mar Báltico la roza y se deja abrazar a través de sus canales salobres. Copenhague se afirma sobre la costa este de la isla de Zealand y se extiende hacia la parte septentrional de la de Amager, ambas comunicadas por puentes y túneles. El punto de partida de esta particularidad es un pueblo de pescadores del año 800, pero su fundación sucedería unos 200 años más tarde, bajo el nombre de “Havn” (puerto) y el mandato del obispo Absalón, que oficiaba de tal en Roskilde, ciudad de catedrales. De Absalón nada más queda la memoria visible de una estatua tremenda, tan monumental como intimidante, pues el castillo de Havn que el prelado había hecho construir fue demolido por orden real en 1731-1732. La estratégica ubicación de Havn -en tanto que umbral del Báltico hacia el norte y a prudente distancia de Alemania por el sur (sólo 437 km la separan de Berlín)- fue su fortuna y también su desdicha, al convertirse en enclave comercial floreciente. A la denominación “Havn” le siguió la de “Kobmandshavn” (bahía de los mercaderes); el término derivó en el actual “Kobenhavn”, para designar a esta ciudad que es capital desde 1300. A despecho de las ambiciones pasadas, las hostilidades de sus vecinos, las varias invasiones inglesas, guerras, levantamientos, asedios, pestes e incendios devastadores que duraron días, la buena suerte económica se obstinó en acompañarla. Con Eric de Pomerania, en 1416 pasó a pertenecer a la corona danesa, la más antigua de Europa. En 1479, la ciudad estrenó universidad. La coronación de Cristian IV (1596) trajo aparejado un nuevo proyecto urbano, pues este rey quiso mejorarla y convertirla en un polo económico, religioso, militar y cultural de toda la región nórdica. De tal empuje emergió Christianshavn, distrito inspirado en la arquitectura de Amsterdam. Para mediados del siglo xix (1849), el país ya empezaba a regirse por una monarquía constitucional. A Copenhague le urgía expandirse, así que empezó a derribar las murallas que la circundaban; las áreas residenciales se agrandaron, los barrios de Norrebro, Vesterbro y Frederiksberg crecieron. ¿Y el siglo xx cambalache? Problemático y febril: II Guerra Mundial. Ocupación nazi. Hundimiento de barcos en el puerto para que los alemanes no pudieran usarlos. Bombardeos y más bombardeos.

Etiquetas: ,

Como es la vida en copenague


En 2008, Copenhague fue elegida como la mejor ciudad del mundo para vivir. Por su cualidad friendly, el culto a la bicicleta, su belleza urbana, los muchos espacios verdes y la felicidad de sus habitantes.

Etiquetas: ,

La historia de dinamarca


El caballo es una deidad en la mitología danesa, al que se le atribuye el lanzamiento de un icónico disco-de bronce y con una de sus caras dorada, que data del 1400 a. C-a través del también adorado sol.

Etiquetas: ,

Página siguiente »