Turismo en bariloche Archive

Estancia la paz ascochinga Cordoba


Estancia La Paz Ascochinga – Córdoba.
Está ubicada en el pueblo serrano deAscochinga, Córdoba. Es una tradicional estancia cordobesa, mojón del antiguo Camino Real, cuyo dueño original era el ex presidente Julio A. Roca. Con su río privado, el exquisito paisaje que la rodea y sus 20 habitaciones, 2 departamentos y una suite, Estancia La Paz es una excelente alternativa para el descanso. Las tarifas van desde los 130 a los 250 dólares por persona por noche.

Etiquetas: ,

Hoteles baratos en Bariloche


Cacique Incayal Bariloche • Río Negro.
El hotel Cacique Inacayal se encuentra ubicado a 300 metros del centro cívico de la ciudad de San Carlos de Bariloche, sobre la costa del lago Nahuel Huapiya metros del casino. Tiene 57 habitaciones: 38 superiores, 17 Standard y 2 júnior suites. Su mobiliario contemporáneo se conjuga en armonía con tejidos artesanales de diseños autóctonos. Las tarifas van de los 175 a los 254 dólares.

Etiquetas: ,

Hoteles en el calafate


Conciente de que, en plan vacaciones, la alianza perfecta es relax y aventura, el staff de Eolo ofrece actividades incluidas, irresistibles para sedentarios como para adictos a la adrenalina. Hay salidas en mountain bike, reconocimiento de flora y fauna y observación de aves con binoculares, con un guía. Entre 120 y 130 especies de aves habitan en el Parque Nacional Los Glaciares: halcones, lechuzas, choiques (ñandú petiso), flamenco austral, cisne de cuello negro, garzas y gallaretas. Para los muy activos es ideal el frekking en el Cerro Frías, disfrutando del cordón montañoso, Brazo Rico y el Lago Argentino.
Otro menú, opcional, incluye minitrekking sobre el glaciar Perito Moreno, observando sus variadas formaciones. Para los audaces: caminata dentro del glaciar, con guía y grampones en el calzado. Durante cuatro horas se experimenta el glaciar, con cuevas, grietas, sumideros y pequeñas lagunas, y se almuerza en ese paisaje espectral.

Etiquetas: ,

Hostal en puerto natales


Una biblioteca temáüca atesora libros sobre la flora, la fauna y los pioneros de la región, como el Perito Moreno y Andreas Madsen. Los huéspedes reciben, además, una charla sobre glaciología: “Le mostramos la imagen satelital del campo de hielo continental con los glaciares del lado argentino y chileno, y mapas con los límites del Parque Nacional Los Glaciares. Eolo está a 320 metros sobre el nivel del mar, en la ladera sur del Cabo Frías”, explica Valentín Virasoro, gerente residente y alma máter del lodge. Con 17 suites que gozan de excelentes vistas al Lago Argentino, Valle de la Anita. Torres del Paine (Chile) o Brazo Rico, el lodge Eolo cuenta con dos computadoras de acceso libre a internet y conexión wi-fl en todas las áreas. El restaurante, con deck e impactante vista al Lago Argentino, es el dorninio del chef Patricio Farías Víale (27) -entrenado con Joan Coll y Martín Carreras y fogueado en Muelle del Plata, Azul Profundo, El Beso, y Talula de Miami-. Propone un menú gourmet clásico, con influencias de la cocina francesa e italiana y productos patagónicos. Imperdibles: el paté de campo envuelto en jamón de ciervo ahumado, y la lasagna crujiente de pato confitado y compota de cebollas. Para continuar, es buena elección la pierna de cordero cocida en su jugo, con risotto de quinoa y puré de habas; un salmón del pacífico con creme brullé de hierbas y acido cítrico; o la trucha arcoiris, con ensalada tibia de cous-cous y vegetales, y beurre-blanc de cítricos. De postre sobresalen el streussel de manzana y frutos rojos con helado de lavanda, y la torta de frutos rojos, crema de queso y sorbete de Malbec. En el Lounge Bar se degusta una selección de vinos argentinos de alta gama.

Etiquetas: ,

Nahuel huapi argentina


Recreo. Si después de ejercitar brazos y piernas todavía les queda resto para seguir gastando energías, el lugar indicado es el Centro Recreativo La Piedra. Pegadito al Cerro Bayo y sobre la ruta de acceso al centro de esquí, ofrece actividades de aventura para grandes y chicos: excursiones en cuatriciclos guiadas por los faldeos del Bayo e internaciones en el bosque. No es necesario tener experiencia previa, ya que en el lugar hay instructores especializados.
Para los que no gustan de las cuatro ruedas hay actividades de montaña: rapel y escalada, siempre mediante un arnés, mosquetones, sogas y casco. Hay varias rutas, con diferentes grados de complejidad (a 20, 25 y 35 metros de altura). Tirolesa es el famoso descenso vertiginoso en un carrito que se desliza por un cable de acero de 50 metros de recorrido. Supertirolesa travesía por encima de la copa de los árboles a 20 metros de altura. Consta de 4 plataformas y 400 metros de recorrido por cables de acero. Megatirolesa travesía aérea a 50 metros de altura con vista al bosque y el lago Nahuel Huapi.

Etiquetas: ,

Nahuel huapi


Premio remo. La excursión parte de Bahía Craft -una de las tantas, pegadas al lago Nahuel Huapi– y se rema (los que no hayan empuñado una pala de remo en su vida, no se preocupen: antes de dejar la orilla un instructor explica todos los pasos a seguir) en dirección a la desembocadura del río Bonito, que vierte sus aguas en el lago. Allí se suele hacer un alto para descansar hombros y manos, amenizado por mate o té, siempre bien caliente. Con el estómago templado, el viaje sigue hacia la isla De La Guardia Mayor, un paraje natural que casi no sufrió la acción destructiva del hombre. Previo almuerzo, es posible animarse a bucear, ya que las aguas límpidas lo permiten. En días seminublados, el lago es un crisol de colores, determinado por la presencia o no de nubes en el cielo. Así es Angostura, donde el agua se transforma en espejo. La travesía en kayak finaliza en la playa pública de Bahía Manzano, pegada al complejo homónimo.

Etiquetas: ,

Que hacer en villa la angostura


Belleza. El mismo nombre de la villa (Angostura, en referencia al istmo natural que lleva a la península de Quetrihué) remite a uno de los principales atractivos de este lugar: el Parque Nacional Los Arrayanes. Allí, el bosque ofrece especies autóctonas y añejísimas (de hasta 300 años) cuya sola contemplación vale la pena -algunos llegan a medir 25 metros de altura. Tanto en invierno como en verano hay salidas desde la Bahía Brava y hacia el bosque. Para los más intrépidos, existe la posibilidad de hacer el regreso a pie, en una excursión imperdible y única por las venas abiertas del parque nacional. Quienes quieran aventurarse deben saber que pueden llegar a demorar hasta medio día en hacerlo, y que es necesario respetar las reglas de comportamiento establecidas por Parques Nacionales.
Para esos mismos aventureros, Angostura tiene reservado un itinerario especial, plagado de adrenalina. ¿Quién no soñó alguna vez con remar sobre aguas cristalinas e incluso mirar a los ojos a las truchas que nadan en libertad? Aquí es posible. Para hacerlo sólo es necesario saber nadar y tener un estado físico mínimo, y los menores de 12 años deben ir acompañados. Un detalle: los botes de la empresa Antú Patagonia, la primera que se estableció en la villa son del tipo “sit on top”, de mucha mayor estabilidad que los kayaks comunes.

Etiquetas: ,

Villa la angostura y turismo


Ahora bien, instalada en las entrañas de la Patagonia, con el cerro Catedral vigilándole las espaldas y a un paso de la ruta de los siete lagos (que la comunica con San Martín de los Andes), todo el mundo podría pensar que la villa es un centro turístico invernal por excelencia. Error. “La temporada más fuerte es la veraniega”, coinciden en la Secretaría de Turismo local. “En invierno son veinte días furiosos, mientras que en verano la ocupación es superior al 90% durante casi 80 días”, continúa Sergio “Keko” Castro, secretario de turismo. Entonces, la pregunta no parece antojadiza: ¿qué tiene para ofrecer la villa de cara al verano que asoma? Con un abanico casi infinito de paisajes, tipos de vegetación, flora autóctona y biomas, las actividades se multiplican año a año. Pasen y vean. Están invitados a hacer una inspección por Villa La Angostura, una ciudad que hace rato cambió las camperas mullidas por las bermudas y los anteojos de sol. Así será el verano 2008.

Etiquetas: ,

Alojamiento villa la angostura


VILLA LA ANGOSTURA.
Adrenalina patagónica.
La vedette del sur renueva sus atractivos para la temporada alta. Kayak, trekking, cuatriciclos, el cerro Bayo y la mejor gastronomía.

Bienvenidos al jardín de la Patagonia”, dice el cartel a la vera de la ruta 231. Estamos en Villa La Angostura, Neuquén. A menos de cien kilómetros de San Carlos de Bariloche y en pleno corazón del Parque Nacional Nahuel Huapi. Con el Cerro Bayo de centinela (1782 metros de altura) y el lago Nahuel Huapi como espejo perpetuo, la Villa surge silenciosa. Y ofrece a los turistas -nosotros- todos sus atractivos. En este caso, pensando en la temporada veraniega, más fuerte aún que la de invierno, y con una expectativa cercana a los 56.000 visitantes para enero-marzo del 2008 (10% más que este año).
Los habitantes de la villa se jactan de que en este lugar la vegetación crece siempre. “No te podes descuidar, porque cada semana florece una especie nueva”, dice Marcos J. Del Bello, que se fue de Buenos Aires para regentear la hostería La Escondida y ponerse al frente del restaurant Delfina, uno de los seis mejores de la villa. Por este motivo, Angostura cobija la fiesta provincial del jardín.

Etiquetas: ,

Turismo bariloche 2011


Fue en materia de viajes uno de los ocho días más hermosos que pasé. Como viajé sola, contraté los servicios de una agencia y la verdad que Fue todo tan organizado y perfecto…
La excursión se llama “Cruce de dos banderas”. Partiendo desde Bariloche se hace el cruce de los lagos para llegar a Chile.
En Bariloche realicé las clásicas: “Circuito Chico y Punto Panorámico”, incluida la subida al Cerro Campanario que es una vista excepcional. También subí al Cerro Catedral en el telesférico y aerosilla para llegar al Refugio Lynch a 1.976 metros de altura. Como era el mes de diciembre sólo había manchones de nieve, pero de más está decir la panorámica que tenía desde esa altitud.
Partí de Puerto Pañuelo a las 8 de la mañana en el catamarán “El Cóndor” y pasé por la isla donde está enterrado el Perito Moreno. A las 9 llegué a Puerto Blest. donde hay un hotel rodeado de árboles, flores, soledad y se encuentra frente al lago. Allí me esperaba un micro para trasladarme hasta Puerto Alegre, donde ya aguardaba el vapor “Caleuche” en un lago de aguas color esmeralda que se congela en invierno. De frente tenía el Ceno de los Tres Picos y el imponente Cerro Tronador.
Llegué luego de una maravillosa travesía en medio de un silencio y paisaje abrumador por tanta belleza imposible de describir a Puerto Frías, último puesto de Gendarmería Argentina donde está la Aduana para pasar a Chile.
Con un micro entré al Parque Nacional de Chile “Pedro Rosales” para acercarme a Peulla, donde me hicieron el control aduanero y a unos cien metros se encontraba el “Hotel Peulla”, donde me alojé por una noche. Me atendieron de marav illas. Se respiraba una paz…  ,o único que había era el
hotel y alguna que otra casita, el lago y a lo lejos el amarradero. Caminé por los alrededores, vi la cascada “Velo de Novia” y cené en el restaurante a la luz de las velas un exquisito menú.
Al día siguiente, a las 15 embarqué en el catamarán “Lagos Andinos” y navegué por el Lago de Todos los Santos o Lago Esmeralda, por el color de sus aguas. Pasé cerca de los volcanes Puntiagudo y Osorno con su pico nevado eternamente. Llegué a Puerto de Petrohué a las 17 y ya me aguardaba un micro con el cual nos detuvimos en los “Saltos del Río Petrohué” en la Décima Región de los Lagos, los que visité y fotografié.
Continué viaje por la ruta a Puerto Varas circunvalando el Lago Llanquihue con sus 887 km2. Entré a Puerto Montt a las 19,30. me estaban esperando y me alojaron en el “Hotel Presidente” con vista al Océano Pacífico.
A la mañana siguiente hubo un temblor que sacudió el edificio. Por suerte pasó en seguida y pude hacer la excursión a “Frutillar”. Visité el Museo Colonial Alemán, una maravilla, y almorcé en un hotel restaurante enclavado en lo alto de una sierra con vista al lago Llanquihue, luego paseé por la costanera, la plaza, el pueblo. Lamentablemente tenía que volver a Bariloche puesto que así estaba programado. A las 9 partí de Puerto Montt en un micro de “Tas-Choapa”. Después de detenerme en la Aduana para pasar a la Argentina inicié el Cruce de los Andes, atravesé el Paso Internacional Pedro Sa-moa, que es el límite con nuestro país. El panorama era hermosísimo, sobre todo cuando se veía el lago Espejo, el Nahuel Huapi, etc.
En Villa La Angostura bajaron algunos pasajeros. Siempre orillando el lago Nahuel Huapi continué el viaje viendo Bariloche desde el otro lado. Luego, dando toda la vuelta, por fin llegué a las 17,30. Me quedaban dos días que aproveché para disfrutar de la ciudad, hacer un city tour, compras, y concretar un viaje con el Trencito Fotográfico hacia las afueras de la población.
Me trasladaron al aeropuerto y allí finalizó mi magnífico viaje.

Etiquetas: ,