Ecuador Archive

La noche en Quito


 La noche en Quito

DE NOCHE
Cuando el alumbrado de las avenidas se encienda con amable sincronía y usted se disponga a salir de farra en la capital ecuatoriana, recuerde que ésta termina a las dos de la mañana.
Bar El Pobre Diablo
> Isabel La Católica El2-06 y Francisco Galavis; de lunes a miércoles de las 17 a las 24 horas, de jueves a sábados de las 17 a las 2 horas; entrada: sólo cuando hay conciertos
Alojado en una casa vieja y amplia con pisos de madera, este bar es ideal para los bohemios y amigos de la tertulia. Además de conciertos de jazz y performances, tiene música variada —desde boleros hasta nueva trova cubana— y, a veces, muestras de pintura. Suele estar lleno de habitúes que tienen entre 20 y 40 años, quienes disfrutan platos típicos de Ecuador.
Seseribó
Para los amantes de la salsa, ésta es la mejor opción: ritmos tropicales, y ecuatorianos y ecuatorianas dispuestos a bailar con quien se deje. No es un lugar frecuentado por turistas, por lo que además podrá ver a la sociedad de Quito tal cual es sin sentirse fuera de lugar. Ideal para bailar hasta que el cuerpo aguante.
> COMIDA TRADICIONAL
Avenida Michelena
Para probar comida típica vaya a la avenida Michelena, al sur de la ciudad. En menos de cuatro cuadras hallará una gran diversidad de comedores y fondas que ofrecen el sabor y la sazón propia de Quito y de todo Ecuador. La Michelena es la ruta donde el murmullo de los ciudadanos sencillos se impone y no tienen lugar la formalidad y la etiqueta. Por supuesto, pocos turistas llegan a este punto. Sin embargo, resulta el mejor lugar para probar los platos típicos como la fritada, los vasos de morocho (bebida de maíz) con empanadas de viento, el menudo, las menestras de frijol con carne, las tripas asadas, el pescado al sartén, los encebollados y el 31 (un guisado con visceras de varios animales), así como versiones criollas de comida rápida. Mientras degusta estos platos cuyo precio no supera los dos dólares, le acompañará el trinar de los músicos ambulantes con sus guitarras, a ritmos típicos como pasillos y pasacalles.
Por la Catedral
La Plaza Grande también es el puente para el caminante que busca alimento. Bajo la Catedral, en unos pequeños locales, se venden platos y golosinas. La Dulcería Colonial, por ejemplo, ofrece “sánduches” (así lo pronuncian los quiteños) de pemil, secos de chivo (platos de arroz con carne de cordero) y jugos. A la vuelta del templo, siguiendo por la calle Venezuela, también puede encontrar cafeterías donde es una regla probar los tintos (café negro), que se acompañan con humita (pastel de maíz) o un quimbolito (pastel de harina de trigo). 0 si prefiere, puede degustar un plato de mote (también de maíz) con chicharrón y ají (chile), acompañado por un vaso de chicha (refresco de maíz).
> CLIMA
“No hay cielo más caprichoso que el de Quito”, así es la capital de las aguas, dominio de san Pedro, patrón de los aguaceros. Y nadie conoce con certeza la estación reinante. En un mismo día puede llover dos veces, asomar un sol brillante y llover dos veces más. La ciudad está a más de 2 800 metros sobre el nivel del mar y no es exagerado decir que invierno y verano se confunden fácilmente. Las lluvias, en teoría, caen desde octubre hasta marzo, y el verano es de abril a septiembre. Pero lo cierto es que debe traer a mano ropa abrigada, pues hay un viento helado en las noches. Y al mediodía el sol y la lluvia, alternadamente, caen sobre las cabezas.
> TRANSPORTE
A lo largo de la capital corre un trolebús que cuenta con dos estaciones de alimentación: en el extremo norte la llamada Y, y en el sur la estación de El Recreo. Quien quiera atravesar de norte a sur la ciudad, puede embarcarse en el “trole” y transitar el Quito moderno, el viejo y la parte del sur por 25 centavos de dólar (la economía ecuatoriana está dolarizada). Este medio de transporte funciona de lunes a viernes de 6 de la mañana hasta la medianoche. Los sábados y domingos, el último convoy pasa a las 22 horas.
Además, Quito tiene la mayor población de taxis en relación con su dimensión y población. Hay más de ocho mil vehículos de este tipo las 24 horas para movilizarse sin problemas. Por seguridad conviene tomar los asociados a las cooperativas, que se distinguen por llevar un número de identificación en la puerta.
LO IMPRESCINDIBLE
El Panecillo y su Virgen
Lo primero que hay que hacer aquí es subir por una de las vías más empinadas de Quito, la vieja calle Necochea (aunque se puede subir también por otros accesos) hasta quedar justo en las faldas de la loma de El Panecillo, cuya cima alcanza los tres mil metros sobre el nivel del mar. Un camino serpentea entre casas antiguas hasta los pies de una mujer de cemento con alas, que mide 41 metros de altura. Es La Virgen de El Panecillo que mira hacia el norte y bendice la capital. Desde un mirador dispuesto a sus pies podrá contemplar una galería de tejas rojas y más allá los edificios de la ciudad moderna.

Etiquetas:

Que visitar en Quito Ecuador


 Que visitar en Quito Ecuador

Centro Histórico
Lo primero que hay que hacer es recorrer el Centro Histórico o Ciudad Vieja. La calle Guayaquil conduce desde el norte hacia el portal que hace las veces de entrada a un barrio que alberga 40 iglesias y capillas, 16 conventos y monasterios con sus respectivos claustros, 17 plazas, 12 museos y miles de residencias de fachadas encaladas y balcones azules y floridos; 300 hectáreas con elementos mudejares, manieristas, barrocos y hasta neoclásicos del siglo XIX. Años atrás las beatas de la ciudad recorrían las calles estrechas y empedradas, ocultos sus rostros por una oscura mantilla en busca de una iglesia. Hoy, se dice que transitar por el centro de Quito es percibir todavía el aroma a incienso de templo, y escuchar en cada esquina el tañido metálico de las campanas que anuncian la proximidad del rito.
Plaza Grande
> García Moreno, entre Chile y Sucre
También se la conoce como Plaza de la Independencia, pues en el centro se levanta el monumento al primer grito de emancipación. En cada uno de sus flancos están dispuestos el Palacio de Gobierno, el Cabildo, la Catedral y al norte, hace sesenta años, se hallaba el lujoso Hotel Majestic, del que hoy sólo queda la fachada. Lugar para el reposo como pocos, tiene bancos de madera de color verde en torno a pequeñas fuentes. Los jubilados, que durante el auge petrolero fueron burócratas del sector público, ahora se sientan aquí de lunes a viernes. Todavía visten los trajes de su época con el corte de las solapas que evoca los años cincuenta o sesenta, bastón, sombrero y zapatos de suela arríbatenos (de Ambato, ciudad ubicada al sur de Quito). Desde la mañana hasta la tarde, sus conversaciones flotan sobre la plaza en agitado murmullo. La conversación se basa en criticar ferozmente al gobierno en turno y en contar chistes que hacen honor a “la sal quiteña”, frase que califica al capitalino como dueño de un humor picaresco y audaz.
Iglesia de la Compañía de Jesús
> Benalcazar 562, entre García Moreno y Antonio José de Sucre; abierta de las 7 a las 12 y de las 15 a las 18 horas
Esta construcción barroca, levantada entre 1605 y 1765, cerró sus puertas desde 1767 hasta 1860 debido a la expulsión de los jesuítas. De todo el santuario, llama la atención el atrio descomunal, cubierto con panes de oro y valiosas pinturas y esculturas conservadas desde la época de la Colonia. Para los católicos es una casa sagrada, pues alberga en el altar mayor los restos de una de las mujeres insignes de Quito: la santa Mariana de Jesús, que oraba fervorosamente para que los sismos y la furia de los volcanes cercanos no afectaran la ciudad.
Iglesia y convento de San Francisco
> Cuenca 477; abierta de las 7 a las 12 y de las 15 a las 18 horas. Data de 1536 y es el templo más antiguo de Ecuador y de Sudamérica, conocido como El Escorial de los Andes. Su estilo renacentista con diversas influencias alberga un lienzo de 12 metros de altura y 9 de ancho, pintado por Juan Espinoza de Monteros en 1699, donde están representadas 12 ramas de la orden franciscana con 683 personajes. Además cuenta con seis claustros, tres capillas, siete silenciosos patios, un órgano alemán y pintura mural del siglo XVI.
La Mitad del Mundo
> Autopista Manuel Córdova Galana km 13.5, San Antonio de Pichincha; T.
Éste es el sitio para tomarse la foto con un pie en cada hemisferio. El monumento se levanta 30 minutos al norte de la ciudad y simboliza el paso de la línea del equinoccio que divide horizontalmente al planeta en dos. Dentro de su torre hay un museo etnográfico con atuendos indígenas ecuatorianos. Y aunque algunos digan que el monumento no está exactamente ubicado en la latitud cero, impresiona saber que el ombligo de la Tierra podría estar muy cerca.

Etiquetas: ,

Lo que hay que saber sobre la ciudad de Quito


Lo que hay que saber sobre la ciudad de Quito

Apenas recorra las calles de Quito, la capital de Ecuador, verá que todavía no se respiran aquí ni la agitación ni el delirio de otras grandes urbes. Más bien, todo lo contrario. Si pregunta a cualquier transeúnte por la hora o por una dirección desconocida, siempre obtendrá una respuesta calma, acompañada de una sonrisa, lo cual suele impacientar a los que viven a ritmo de gran metrópoli.
“La Ciudad del Sol”, como se ta conoce por su proximidad a la linea del equinoccio, fue la primera del continente americano en recibir la designación de Patrimonio Cultural de ta Humanidad, hace 25 años. Además, los historiadores señalan que aquí se gestó y se anunció el primer grito de independencia del dominio español.
El nombre de la capital de Ecuador parece provenir de los quitus, el pueblo que dominaba este territorio y que fue sometido por los incas de Cuzco. Fue la primera ciudad en América del Sur (fundada el 6 de diciembre de 1534) y punto de partida de las principales expediciones al Amazonas en busca del legendario y mítico Dorado, aquel utópico territorio pleno de tesoros. Como ya nadie viene a Quito con semejante propósito nos preguntara tampoco te auguraríamos un éxito rotundo en tal empresa— le recomendamos que se tente con las iglesias y conventos barrocos del siglo XVI, los paseos y los encuentros con gente apacible.

Etiquetas: