Conociendo Ciudad Juárez


 Conociendo Ciudad Juárez

Ciudad Juárez tiene múltiples atractivos. Para empezar, tiene los encantos propios de las ciudades fronterizas: la gente va y viene y es de todas partes y de ninguna. En Juárez, sin embargo, hay algunas diferencias notables con otras ciudades. Una de ellas es la cercanía con la ciudad estadounidense de El Paso, en Texas. Ambas ciudades se contemplan, están apenas a un puente de distancia, a unos cuantos pasos que pueden darse a cualquier hora del día. El Paso no se retrae hacia el interior del territorio norteamericano, sino que asume su papel histórico: finalmente, Juárez y El Paso fueron hace no mucho parte del mismo país. Este trecho histórico ha sido aprovechado por mexicanos y estadounidenses por igual. Juárez, por eso, es un espléndido lugar para hacer negocios. Nuestros vecinos del norte se dan un salto para este lado del río y aterrizan directamente en una sala de juntas o en una mesa de negociaciones. Naturalmente, los negocios no se realizan únicamente entre juarenses y norteamericanos, así que la participación nacional e internacional se da cita en esta extraña ciudad. La infraestructura instalada en Ciudad Juárez para cerrar tratos de trabajo supone que los visitantes a la ciudad en plan de negocios permanezcan al menos un par de días, lo que favoreció su rápido crecimiento e hizo del lugar un sitio más flexible y diverso, con opciones de entretenimiento para todos los gustos.
Desde que Alvar Núñez Cabeza de Vaca cruzara el Río Bravo hacia 1532 muchas cosas han pasado y la historia colonial es apenas una pálida presencia en este sitio. Por supuesto, están la Misión de Guadalupe y la antigua Aduana (ahora un museo) como testigos de tiempos históricos, y hay vestigios de un importante pasado lleno de bravura en las batallas, pero precisamente lo que resulta interesante es esa mezcla de modernidad urbana con pinceladas de viejos aires. La cabecera fue fundada en 1659 como pueblo de
misión con el nombre de Nuestra Señora de Guadalupe del Paso del Río del Norte por Fray García de San Francisco. A partir de entonces, Juárez sirvió como refugio para presidentes en riesgo, políticos de todo tipo, guerrilleros y personajes ávidos de instalar nuevas alternativas comerciales entre los dos países. La ciudad fue bautizada con su nombre actual en julio de 1888 gracias a que Benito Juárez, para resguardarse del delirante nuevo imperio mexicano y permanecer lejos de la intervención francesa, estableció ahí durante 1865 el gobierno nacional para establecer la defensa del estado.
Hoy, poco queda de esos tiempos de vida agreste, cuando llegar al poblado de Chihuahua sólo era posible en diligencias. Lo que hay en Juárez es un mundo propio, desarrollado al margen de la vida convencional de las ciudades y los estados en México. En todo caso, podríamos ver el acelerado crecimiento de este sitio como una de las facetas más interesantes del país y, según han dicho algunos, como un modelo de prosperidad a seguir. La verdad es que Juárez es una de las caras más emblemáticas de nuestro árido, industrial y complejo norte. Su cercana con la frontera y sus características de gran ciudad no hace más que acrecentar las riquezas del estado en el que se encuentra: Chihuahua. El gigante norteño disfruta, en su límite superior, de esta pequeña joya donde los negocios y el placer van de la mano.
Al visitar Juárez llaman la atención ta variedad de servicios que se ofrecen al visitante. Podríamos empezar hablando de la capacidad hotelera instalada, con habitaciones para todos los presupuestos y todos los gustos. Luego están los restaurantes, los Dares. los centros nocturnos y los espacios abiertos para que, si usted esta cansado o no disfruta de la fiesta después de la puesta del sol, tenga alternativas a su gusto. También hay cines, centros comerciales y. naturalmente, a posibilidad de echarse “el brinco” al otro lado.

Etiquetas:

Deja tu comentario

Escribe un comentario sobre estética y belleza. Some basic HTML is allowed for formatting.

Comentarios

Deja un comentario!