La historia de Puerto Rico


LA AUTONOMÍA Y LA GUERRA:
La inconformidad puertorriqueña no murió con la derrota de Lares. Los descontentos se agruparon en distintos bandos: el liberal, el liberal reformista y, por último, hacia 1883, el autonomista, dividido a su vez en varias tendencias más o menos moderadas. A pesar de abogar por el mantenimiento de ciertos lazos con España y no por la independencia, el autonomismo boricua despertaba tal recelo entre los elementos más conservadores que, en 1887, el Gobernador Palacios desató contra él una violenta ola represiva con el vano propósito de eliminarlo.
La más destacada de las vertientes del autonomismo estaba encabezada por don Luis Muñoz Rivera (1859-1916), quien desde su periódico La Democracia emprendió una activa campaña política que hizo de él la primera figura del país hasta su muerte. Por su parte, el separatismo volvió a adquirir preponderancia al constituirse en Nueva York (1895) la Sección Puerto Rico del Partido Revolucionario Cubano que fundara José Martí. A los esfuerzos de este sector, traducidos en varios amagos guerreros, se unió el estallido ese mismo año de la revolución cubana, determinando que el gobierno español estableciera un régimen autonomista para ambas colonias (1897), en un tardío intento de contener el fermento revolucionario. Pero en febrero de 1898, a los pocos meses de instalado el nuevo sistema, estalló la llarr guerra hispanoamericana entre los Estados Unidos y España, con motivo de la voladura del acorazado estadounidense Maine en la bahía de La Habana; Puerto Rico se convirtió en uno de los campos de batalla.
A mediados de julio, la flota norteamericana bombardeó a San Juan, y el día 25 del mismo mes una fuerza expedicionaria estadounidense (al mando del general Nelson Miles) desembarcó en Guánica. Seis días más tarde se produjo otro desembarco en Arroyo, y el avance norteamericano fue aplastante. Únicamente en las lomas de El Asomante pudieron los españoles ofrecer resistencia de consideración, deteniendo la marcha de una fuerza norteamericana muy superior durante tres días. El ataque final contra los defensores nunca llegó a producirse, pues España, después de sufrir graves reveses navales en las Filipinas y en Cuba, pidió la paz a mediados de agosto, cesando de hecho el 18 de octubre su soberanía sobre Puerto Rico. La cesión de la Isla a Estados Unidos se formalizó con el el Tratado de París, firmado el 10 de diciembre de 1898. Y el 4 de febrero de 1899 presentan sus renuncias los miembros del Consejo de Secretarios del efímero gobierno autonomista implantado por la corona española.

Etiquetas:

Información Cruceros


Otros artículos de cruceros

Deja tu comentario

Escribe un comentario sobre estética y belleza. Some basic HTML is allowed for formatting.

Comentarios

Deja un comentario!