Archivos para junio, 2012

Un viaje a sevilla


Alicatadores y yeseros granadinos participaron en la decoración del palacio de Pedro I, perteneciente al Alcázar de Sevilla. En su Salón de Embajadores, la decoración mural, de inspiración nazari, mezcla poesías a Alá con medallones y escudos cristianos.

Etiquetas: ,

El turismo de segovia


El segoviano castillo de Coca se caracteriza por el juego entre la desnudez de los muros y su remate ornamentado. Tal mezcla de elementos defensivos y palaciegos lo convierten en un ejemplo único dentro de la arquitectura militar española.

Etiquetas: ,

El monasterio de tentudia


Un retablo de azulejos que representa a san Agustín preside una de las capillas mudejares del monasterio de Santa María de Tentudia, en Calera de León (Badajoz). En sus sepulcros yacen dos miembros de la orden de Santiago.

Etiquetas:

La arquitectura hispanomusulmana


Las yeserías, relacionadas con el arte hispanomusulmán, sirvieron para decorar interiores de palacios, como el de Pedro I, en Sevilla; iglesias, como los enlucidos y pintados de las aragonesas; o capillas funerarias, como el conjunto del convento de la Mejorada, en Olmedo, Valla-dolid. El ladrillo, básico en la organización de los paramentos y bóvedas, adquirió formas ornamentales sin olvidar su función. La riqueza de las torres de Teruel -San Pedro, San Martín, El Salvador o la catedral- y las bóvedas de las capillas funerarias sevillanas son ejemplos significativos. Respecto a la cerámica vidriada, aunque el origen de la técnica parece estar en el Oriente islámico, adquiere su punto álgido en el reino nazarí de Granada y en el mudejar del valle del Guadalquivir. En este sentido, tan destacables son los delicados alicatados de la Alhambra, como los de la Capilla Real de la mezquita-catedral de Córdoba o los del Patio de las Doncellas en los Reales Alcázares de Sevilla, ejemplos de una soberbia destreza de ejecución.
Lo mismo sucede con la carpintería. Sus complejos sistemas técnicos, con decoración de lacerías geométricas, se desarrollan con la expansión mudejar y se perpetúan durante la Edad Moderna en las diversas tipologías constructivas de todos los ámbitos territoriales de la monarquía hispana. Tales trabajos fueron muy característicos y definitorios de la exportación cultural posterior, que se extendió por las islas Canarias y el continente americano durante tres siglos.

Etiquetas:

Conociendo el castillo de tordesillas


Como ya se ha dicho, los monarcas, convencidos por la comodidad y capacidad de representación y protocolo dé los palacios musulmanes que habitaron tras la conquista de Toledo, también optaron por construir con presupuestos arabizantes. Es el origen de obras maestras como los palacios de Tordesillas, de Astudillo o los situados en los Reales Alcázares de Sevilla, proyectos relacionados con reyes tan importantes como Alfonso X, Alfonso XI y Pedro I. Este mudejarismo de la Corte se manifestó en otras actividades culturales, como las escuelas de traductores (la de Toledo, por supuesto, pero también las de centros como Sevilla). En la misma tendencia se inscribe la obra literaria de Alfonso X, con ilustraciones que remiten a formas e imágenes urbanas y ornamentales de una sociedad en convivencia, y que plasman el carácter no ex-cluyente de nuestro Medievo mudejar. Otra muestra gráfica de esta sociedad podemos encontrarla en la magnífica armadura de la catedral de Teruel, donde aparecen representados todos los estamentos, profesiones y devociones del Reino de Aragón en el siglo XIII.
Los judíos también recurrieron a estas prácticas artísticas para sus edificios más importantes. El ejemplo más destacado es la sinagoga del Tránsito, cuya construcción fue autorizada después del saqueo de la judería toledana en 1355 por los partidarios de Enrique de Trastámara. En esta obra, como en los templos hebreos de Santa María la Blanca o de Córdoba, hay modelos de arcos, yeserías o cubiertas de carpintería realizados por operarios formados en la tradición mudejar, sin tener en cuenta el uso del edificio para un rito religioso concreto.
Tal capacidad de servir para cualquierpropuesta arquitectónica, modificando ligeramente sus contenidos decorativos, permitió su supervivencia durante varios siglos y su prolongación en la Edad Moderna. Así, el empleo de materiales-yeso, ladrillo, cerámica vidriadaymadera- con un determinado sentido compositivo y estético otorgó unas características de conjunto y, a la vez, evolutivas y permeables a otras influencias.

Etiquetas: ,

« Página anterior